Nobody. Y si querés llorar, llorá

A John Eales, uno de los mejores jugadores de toda la historia del rugby, en todo sentido, le decían «Nadie» (Nobody, en inglés), porque «Nadie es perfecto».

El segunda línea australiano, un capitán de esos que hay y hubo muy pocos, un jugador de esos que casi ya no existen, escribe ahora en el Sidney Morning Herald.

Y escribió sobre Los Pumas. ¿Que escribió? Esto. Si querés llorar, llorá.

http://www.smh.com.au/rugby-union/union-news/pumas-show-commitment-is-in-their-dna-20120916-260t6.html

 

 

Hablemos de Rugby Nº 12, El regreso (nuestro, de Los Pumas, Los Pumitas…)

Hola amigos, ¿cómo están?

Nosotros, mejor. ya pasó ese primero programa (aunque sea el 12) con todo lo que significa empezar (reiniciar) otra vez el ciclo después del parate. Y en una radio genial, y muy linda.

Lo concreto: Imperdible charla con Frankie Deges, que además de amigo y colega, tiene la particularidad de haber seguido a Los Pumas a Nueva Zelanda y Australia. Le está poniendo el cuerpo al Rugby Championship (y no es broma, sino que va muy en serio) y le preguntamos (menos su DNI), de todo.

Y hablamos también con otro que está ovalado, ovalado. Pero que tiene la particularidad de ser entrenador de Los Pumitas y de saber muchísimo de rugby. Bernardo Urdaneta. Recomiendo escucharlo muy pero muy atentamente. Si ustedes quieren saber cuál es la verdadera columna vertebral del rugby argentino, presten atención y se van a dar cuanta de que eso de 2,8,9… acá no corre.

El link al programa es éste:

http://dataradioypunto.com.ar/programas/hablemos_de_rugby/19.09.12.mp3

Ojalá que lo disfruten.

EA

El Dilema de Phelan

Les paso el link a la que será a partir de este semana, mi columna semanal en el prestigioso site A Pleno Rugby, de una gran laburante de los medios como Martín Farcuh.

http://www.aplenorugby.com.ar/site/nota.asp?IdSeccion=228&IdNota=17091

De paso, muchas gracias a Martín por confiar en mí para ser columnista en su site.  Muchas responsabilidad y orgullo por poder escribir allí.

Y mañana, estén atentos, que hay una novedad muy importante.

Eugenio

¿Lo que es la casualidad, no?

Escándalo en la UAR por el tema de la estafa. No es para menos… una enorme piedra en el zapato tienen varios, que más allá de todo, deberán dar muchas explicaciones si no al periodismo, a las uniones provinciales… en fin.

Ya se arreglará la justicia, por un lado. Y algo harán puertas adentro, seguramente. Quiero creer.

En fin… la premonición es por otra cosa.

Hoy hace exactamente un año atrás, en Dunedin, en el Mundial, tomé esta foto. Seguramente hoy haya otra igual, pero proveniente desde Gold Coast.

Otro backdrop, otra pilcha, otro torneo, mismos protagonistas centrales.

Sólo eso…

Eugenio Astesiano

El rugby, Einstein y las variables

A veces en el deporte hay momentos para minimizar un mero resultado, sin que eso suene a excusa por no hacer obtenido lo que se buscaba. Cuando el score manda por sobre todo no caben las explicaciones y entonces, los estados emocionales se alteran buscando la declaración en caliente que prometa, para el próximo partido o evento, la victoria.

O ganan, o se van. Cero espacio de maniobra.

Sin embargo, quién haya visto el sábado a la madrugada la actuación de Los Pumas ante los All Blacks en Wellington tiene, necesariamente, que conceder un espacio/tiempo para esas maniobras.

Los conducidos por Santiago Phelan, asesorado técnicamente por Sir Graham Henry –posiblemente el mejor del mundo en su trabajo de entrenador de rugby- van haciéndose un hueco en un sillón de tres plazas, que ahora debe alojar a cuatro.

Y ese lugar no era, ni va a ser fácil de ocupar. Las preguntas –impacientes, tan obstinadamente argentinas- que rondan ya sin disimulo es ¿cuándo van a ganarle Los Pumas a una de las potencias?, ¿Cuándo van a dejar de haber derrotas dignas?

No es fácil asumir que la respuesta que se impone a esos interrogantes puede ser  un “dentro de poco” inasible e inespecífico, sin aclarar “cuánto” es ese poco. Lo cierto es que el equipo argentino ha demostrado progresos que rayan lo impresionante en algunos puntos (el estado físico y el line out, por ejemplo) en muy poco tiempo. En menos de un año, Los Pumas han mejorado aspectos que a algunos equipos, les lleva varios.  También debe destacarse –y mucho- el haber desarrollado una base sólida de jugadores para abastecer el seleccionado –Los Pampas XV y los que van surgiendo del Plan de Alto Rendimiento de la UAR son prueba irrefutable de ello- conseguida con recursos limitados y mucho ingenio y sacrificio.

Paciencia. Van sólo tres partidos en el Rugby Championship y Los Pumas no han desentonado en absoluto. Repasemos: El debut en Ciudad del Cabo ante Sudáfrica -con la adrenalina y ansiedad tras cuatro años de febril lucha- dejó como corolario que si bien el resultado deportivo fue una derrota, el resultado real fue otro: una sensación de que como inicio, no estaba mal. La revancha siete días después en Mendoza corroboró esa sensación. Un empate que no fue victoria de casualidad fue el resultado deportivo. El resultado real, que Los Pumas iban por el camino adecuado, del que no deben apartarse.

La prueba de fuego, la más exigente, trascendente y significativa era sin dudas el partido ante los All Blacks, en su casa.

La realidad, la chapa del partido, marcó 21-5 y si… otra derrota digna, de esas que Pichot -cuando era capitán de Los Pumas- se cansó de tener y para las que se juramentó buscar la manera de que no ocurrieran más.

Hoy, todo el rugby argentino puede estar tranquilo: la “derrota digna” de ayer ante los All Blacks realmente dignifica.

Cuando todo el concierto del rugby mundial esperaba ver a Argentina arrodillada, con la “canasta llena” de tries, hay que decir que en ninguno de los tres partidos jugados hasta ahora le han anotado el punto bonus (cuatro o más tries). Tampoco ha perdido la batalla física (recordemos de qué rivales estamos hablando, ¡por favor!) y, si sirve como argumento esclarecedor sobre las fortalezas del equipo argentino, basta decir que Steve Hansen, entrenador de los All Blacks, declaró tras el partido de ayer que se habían enfrentado “a la que probablemente sea la mejor defensa del mundo”.

Todo esto pretende armar el mix de explicaciones que ayuden a ponerle al “cuándo”, un marco temporal más ajustado.  Pero el “cuándo” carece de importancia, si lo vital es el “cómo”.

¿Cuándo? “El tiempo es relativo”, dijo Einstein. Paciencia.

Eugenio Astesiano

Los Pumas no juegan para la foto. O si…

 

Titular la foto es fácil: Podría ser también «D – a 2», como aquel programa de Karina Mazzoco hace mucho tiempo ya, que revolucionó la TV hablando de sexo.

Los Pumas están también revolucionando el Rugby Championship. Pero lo más importante es que se están revolucionando ellos mismos.

Señores, de pie. Los Pumas son el equipo con la mejor defensa del mundo.

El crédito de la foto es de (AFP).

Phelan, los cambios y el pie no van de la mano

Con los quince confirmados parael segundo partido del Rugby Championship (el mismo equipo que arrancó en Newlands, pero con Martín Rodríguez en lugar de Lucas González como fullback) Phelan demuestra por un lado estar conforme con lo visto (sobre todo en la faz defensiva y física) pero todavía el equipo adolece de errores que le cuestan partidos.

Errores no forzados. Y eso es lo preocupante. Falta, también, un pateador.

Y es aquí con de vamos a hacer hincapié: Un equipo al que le cuesta mucho hacer tries, ¿cómo se supone que va a afrontar un torneo como este sin un pateador confiable?

Desde hace muchísimo tiempo que Los Pumas no tienen un pateador de nivel internacional. Si ha tenido y tiene muy buenos, pero ninguno que sea garantía de puntos. Felipe ha sido de los más confiables, pero ya no está.

Basta con recordar lo acaecido en el Mundial y bastará también con ver el partido del sábado pasado en Ciudad del Cabo para afirmar que ninguno de los que ha jugado garantiza una media de puntos fiable a este nivel.

Entonces, con Martín Bustos Moyano en el plantel, uno se pregunta ¿por qué no él?

Ya probó con Rodríguez, Bosch y JMH y no hubo caso… la falta de puntos es un problema y el cordobés los garantizaría, eventualmente.

La respuesta es: por la sencilla razón que tiene adelante a jugadores que para Phelan son absolutamente insustituíbles y con muy buenas temporadas que los acreditan. Sea de wing o de fullback, el cordobés tiene a Agulla, Camacho, Imhoff, Lucas González, Martín Rodríguez….etc..

¿Que deparará este próximo partido ante los Springboks?

Ojalá la respuesta llegue con tries.

DUEÑOS DE SU CASA

Escenario del debut en el Rugby Championship para Los PumasNewlands es uno de los templos más reconocidos del rugby mundial y sin dudas, junto al Loftus Versfeld de Pretoria y al Ellis Park de Johannesburgo, los tres más representativos de Sudáfrica.
Si impactaba vacío, lleno (bueno… no tan lleno) imponía muchísimo respeto.
Y los Springboks impusieron respeto y condiciones dentro de la cancha también, de movida sin mediar tiempo para analizar nada.
El equipo sudafricano fue inmediatamente de iniciado el match y durante los ochenta minutos, superior a lo largo de los ochenta minutos en la faz ofensiva y en el juego en general. Los Pumas pudieron de todas formas arreglársela con mucho esfuerzo pero con cierto control durante parte del primer tiempo y del segundo, incluso, jugando con la pelota en campo rival y jugando varias fases sin perder el control de la pelota.
Pero todo siempre fue cuesta arriba. Desde el pitazo inicial, volvió a aparecer el mal endémico y más preocupante del rugby argentino en general: los penales en contra.
De dos scrums devenidos en free kicks, llegaron los primeros diez puntos sudafricanos. Primero un penal del absolutamente infalible Morné Steyn (una enorme apuesta, que fue pleno de Heyneke Meyer, muy criticado en la semana por sostenerlo en el equipo, fue nombrado Man of the Match) y luego, un gran try de Zane Kirchner.
Ahí, después de esos minutos y tras el cimbronazo, se observó la faz más consistente de Los Pumas en toda la bellísima tarde de Capetown. Se vio un equipo paciente, que supo administrar las energías y que entendió que el negocio estaba en mantener la pelota en campo rival y con posesión propia. Pero este orden duró algo así como quince minutos. El try de Marcel Coetzee (otra de las figuras de la cancha) a pura potencia fue un balde de agua fría, que puso freno a las ilusiones argentina de mantenerse cerca en el tanteador y también y por ahí más importante, con el control de las acciones.
El equipo perdió el rumbo, sintió el impacto y Vergallo ya nunca volvió a estar en juego. Quen se supone debe conducir los tiempos y el ritmo del equipo cayó en un pozo y todo se hizo más forzado, lento (demasiado) e impreciso.
La pasaron mal, muy mal Los Pumas en el final del primer tiempo. El resultado no reflejaba del todo la abrumadora diferencia física y de eficiencia Springbok por sobre la fragilidad mental argentina. Fragiilidad que por otra parte fue uno de los miedos de Phelan durante la semana…
El inicio del complemento también trajo oportunidades para Los Pumas, en pos de acercarse en el resultado, pero tres penales factibles marrados por Hernández y algunos despejes defectuosos en los primeros diez minutos del complemento le bajaron la moral al ex Deportiva Francesa y en ese instante se pudo observar el mayor desconcierto del equipo, pues la conducción era errática en todo sentido, ofensiva y defensivamente. Y a poco estuvieron los Springboks de seguir aumentando en el tanteador producto de jugadas individuales muy bien gestadas y bien defendidas…
Sin embargo, Bryan Habana todavía tiene bastante hilo en el carretel. Una patada cruzada y magistral de Morné Steyn y una gran suerte del wing récord del rugby sudafricano transformaron en try el dominio del equipo local y ahí si, ya no hubo nada que hacer.
Restaban veinte minutos y Los Pumas ya habían intentado por todos los carriles posibles vencer la defensa verde y oro, pero no había caso.
Ni cerca de las formaciones, ni arriesgando (a veces más de la cuenta y con imprecisiones) por afuera pudieron Los Pumas abordar la nave que los depositara cerca del ingoal rival.
Hay que destacar que siempre hubo un jugador argentino que se las rebuascó para tratar de poner al equipo adelante y ese fue Gonzalo Camacho. Nuevamente, el ex hombre del BACRC fue lo mejor de un equipo que quiso pero no pudo, y que cuando pudo no tuvo las herramientas necesarias para hacerlo.
Para destacar, el line out argentino, que mejoró muchísimo y como siempre, la enjundia y las ganas a la hora de defender, sea ordenada o desordenadamente como se observó por momentos. Esa defensa permitió, a pesar del dominio del dueño de casa, que en segundo parcial terminara tan sólo 7 a 0 y que no se llevaran el punto bonus.
No fue el mejor inicio, hubo fallas y lentitud en la conducción, hubo muchos errores y otra vez, muchos penales en contra (demasiados para este nivel) y por supuesto, pudieron haberse anotado más puntos con el pie, pero se hizo lo mejor que se podía y se entregó todo lo que había. Esa es la sensación.
Ante la pregunta de este cronista, Phelan fue contundente: ¿Se puede decir que el partido te dejó la sensación de una buena base para empezar a construir?. Totalmente.

Síntesis
Sudáfrica: Tendai Mtawarira, Bismark Du Plessis, Jannie Du Plessis; Eben Etzebeth, Adries Bekker; Marcell Coetzee, Willem Alberts, Keegan Daniel; Francois Hougaard, Morné Steyn; Bryan Habana, Frans Steyn, Jean de Villiers (cap), Lwazi Mvovo; Zane Kirchner.
Reservas: Adriaan Strauss, Pat Cilliers, Flip Van der Merwe, Jacques Potgieter, Ruan Pienaar, Pat Lambie, JJ Engelbrecht.
Entrenador: Heyneke Meyer.
Argentina: Rodrigo Roncero, Eusebio Guiñazú, Juan Figallo; Manuel Carizza, Patricio Albacete; Julio Farías, Álvaro Galindo, Juan Fernández Lobbe (cap); Nicolás Vergallo, Juan Martín Hernández; Horacio Agulla, Santiago Fernández, Marcelo Bosch, Gonzalo Camacho; Lucas González Amorosino.
Reservas: Bruno Postiglioni, Marcos Ayerza, Juan Pablo Orlandi, Tomás Leonardi, Leonardo Senatore, Martín Landajo, Martín Rodríguez.
Entrenador: Santiago Phelan.
Cancha: Newlands (Ciudad del Cabo)
Arbitro: Steve Walsh (AUS)
Tantos PT: 4’ Penal de Steyn (S), 14’ penal Hernández (A), 16’ try de Kirchner convertido por Steyn (S), 25’ penal de Steyn (S), 30’ try de Coetzee convertido por Steyn.
Parcial: Sudáfrica 20 Argentina 3.
Tantos ST: 17’ try de Habana convertido por Steyn.
Cambios:
PT: 4’ A. Straaus por B. Du Plessis.
ST: 1’ Leonardi por Galindo, 15’ Potgieter por Daniel, 21’ Ayerza y Orlandi por Roncero y Figallo, 21’ Pienaar por Mvovo, 25’ landajo por Vergallo, Cilliers por J. Du Plessis, 30’ Rodriguez por Fernández, Senatore por Farías, Engelbretch por Habana.

Incedencias: no hubo.

Pumas! Pumas! Pumas!… Hablemos, hablemos, hablemos

Después de no haber jugado bien -jugaron mal- ante el Stade Francais en el primero de los partidos de preparación, hablamos de eso entre nosotros y con Francisco «Pancho» Rubio, el Director Nacional de Alto Rendimiento. Sabe mucho y era voz autorizada para consultar.

Se definió el Súper Rugby y qué mejor colega -y amigo de la casa- que Juan Pablo Alessandrini (que relató todos los partidos de ese Torneo) para charlar del gran título de los Chiefs de Sonny Bill, Aaron Cruden y cía.

Y como somos muy oportunos, hablamos también con el designado árbitro argentino para seis etaparas del IRB World Seven Series. Hablamos de todo. Y mucho!

Si les parece poco… escuchen que también discutimos sobre la formación de Los Pumas que va a jugar el viernes ante el Stade en santa Fe y que será la que seguramente debute en Newlands el 18 de agosto ante los Bokke.

Bueno, bienvenidos… que la pasen bien, porque aparte, la música estuvo genial.

HABLEMOS DE RUGBY 11

 

No es el resultado… Es el juego, estúpido!

Sí, Los Pumas perdieron ante un equipo de mitad de tabla del TOP14 de Francia, que está de pretemporada, un equipo que estrena Head Coach, que no tuvo a titulares indiscutidos en su formación (Contepomi, Parisse, Gurruchaga, Sackey)… y que casi no atacó.

Los Pumas jugaron realmente mal al rugby ayer en Vélez. Y cada día que pasa la situación preocupa y mucho. ¿Hay que alarmarse? Si, claro que si.

No asombra que aún estemos discutiendo cosas básicas, cuando en menos de quince días hay que enfrentar a Sudáfrica en Newlands y en 21 días, en Mendoza.

Criticar a los periodistas que critican a Los Pumas es una jugarreta malintencionada de parte de algunos que dicen ser periodistas para ponerse en otro lugar, que no es precisamente en el que este oficio enseña a ponerse. Pero allá ellos.

Hacer preguntas, buscar respuestas, opinar con fundamento y dar razones es parte fundamental del periodismo. Y eso tratamos de hacer.

No estamos criticando el resultado del partido. No nos importa el resultado, en lo más mínimo. No queremos ni pretendemos llevar la discusión hacia ese lado.

Para nosotros, es el juego lo que nos ocupa, nos preocupa y nos desvela. No el resultado. Si uno juega bien, el resultado a la corta o a la larga, llega solo. Pero ayer Los Pumas jugaron mal. bastante mal. No hubo regularidad, no hubo solidez, no hubo consistencia, no hubo poder, no hubo penetración. Y lo que hubo (porque algo hubo) fue tan en cuentagotas, que esos atisbos aún no invitan a poder ser tan optimistas como realmente añoramos ser.

Antes de que nos defenestren -injustamente- nosotros TAMBIÉN queremos que Los Pumas jueguen bien y que por eso, ganen. Y vamos a festejar y a ponernos contentos si de repente vemos al equipo argentino jugando profundo, de varias fases, con sorpresa en el ataque, manejando los ritmos del partido, con aplomo dentro de la cancha, sin cometer penales tontos que devienen en puntos, sin problemas en el line ni en el scrum, defendiendo bien el maul…

Obvio que nos vamos a alegrar si eso pasa. Y lo vamos a señalar enfáticamente. Y diremos «antes dijimos tal y cual cosa, y ahora debemos decir esto otro»… por supuesto. Y eso no es ser «veletas» ni «vendehumo» ni «pegadores». Decimos y analizamos lo que vimos y lo que vemos. Y eso, por ahora, no invita a soñar.

El juego de Los Pumas iba a cambiar, debía cambiar y eso nos dijeron que iba a pasar y por ahora, no pasó.

Por eso… para los que hablan del resultado, para los que piden paciencia, para los que quieren criticar y no se animan, no los dejan o no pueden, para los que creen que sólo importa el resultado, para los que se fijan en si Felipe Contepomni estaba o no para jugar como si eso fuera importante o trascendental… a todos esos, les decimos:

Es el juego, estúpido! El de Los Pumas, claro.

Eugenio Astesiano