Se terminó

Por Eugenio Astesiano

Un día iba a pasar: se terminó el Mundial de Japón. Un Mundial que ha sido distinto. Muy distinto a todo lo anterior. Con todo previsto aún para las situaciones más caóticas. Porque en Japón nada se sale de control. Allí, nada altera el ritmo. Nada se modifica. Todo tiene su tiempo acordado. Nada es al azar. Japón es el lugar en el que la palabra «improvisar», no existe y donde la palabra «protocolo» tiene cuantas acepciones quiera tener. Todo estaba previsto, firmado y diagramado de antemano.

Japón: donde no hay casas o edificios, hay parkings o arrozales. No hay extensiones de tierra sin viviendas. Una, ocho, cien o miles. Eso, en su relativamente escaso terreno habitable. Y atención, Nihhon es grande. Muy grande. Del tamaño de Alemania. Al mismo tiempo, en octubre, afloran el clima subtropical templado y el de la estepa siberiana. All in one country.

En Japón saben que pueden organizar lo que quieran. Si Estados Unidos es la Meca del show, Japón es la de la organización, el respeto y la seguridad. Nunca nadie se sintió tan seguro como allí. Sin dudas. Pero, no hay que idealizar. La inmigración es escasa y sobre el trato que suelen recibir, coinciden un entrenador neozelandés que lleva veintiocho años allí, una mexicana hija de japoneses con buen pasar económico y un cajero de Bangladesh que en un inglés más rudimentario que su japonés, explica lo duro que se hace sobrellevar la situación.

Organización. Al mismo tiempo convivieron un Mundial de Rugby, un Mundial de Voley (dos, de hecho), el béisbol de su importantísima liga profesional local, no uno sino varios tifones (Hagibis, el 19 de la temporada, fue un huracán de categoría 5 que se cobró más de ochenta víctimas), inundaciones, deslizamientos, un cambio de emperador (y Era)… todo, bajo un estricto y riguroso sistema ordenado y protocolizado que permitió que las cosas funcionaran casi inmediatamente y sin alteraciones -en apenas horas- en lo que a otros países le demandaría meses. O años.

Nos guste más o menos, ese orden estricto y extremo, esa exigencia a prueba de errores, a ellos les funciona. Y vaya si les funciona. No, no nos cabe en nuestra cabeza latina. Y también les cuesta a los anglosajones entender y adaptarse. Pero a los japoneses, les funciona.

Allí, «no» es «no», las 19:23 son las 19:23 y una luz roja para el peatón -en una esquina cualquiera de una calle común en la madrugada de un lunes lluvioso, en una ciudad pequeña donde hace algunas horas ya no circulan autos- es una luz roja y ese señor no va a cruzarla, aunque se esté mojando. Quien lo mira incrédulo tampoco pero por pudor, no por convencimiento.

Por demás, jugaron un gran rugby. Victorias ante Irlanda y Escocia -enormes ambas- acompañaron su andar. La clasificación a Cuartos de Final fue un premio sensacional a un rugby que toma riesgos, porque así es como juegan y así es como han conseguido sus éxitos recientes.

Rugby. Sudáfrica fue campeón -merecido- después de una final en la que literalmente, le hizo a Inglaterra lo mismo que Inglaterra le hizo a Nueva Zelanda en la semifinal. Lo había advertido Warren Gatland días atrás y sólo recibió burlas de Eddie Jones. Ganarle a los All Blacks no es ganar un Mundial, Eddie.

Gales. Gatland le planteó un partido de igual a igual al campeón -contra todos los pronósticos- y casi se lo gana. Gales fue cuarto. Convendría hablar en algún momento de este equipo, de su Mundial, de sus meses anteriores al mundial, de sus lesionados antes y durante, de Rob Howley… de la subestimación constante. Fue el final de la era de Gats al frente de Gales. ¿Se podría haber ido mejor? Si. O no… Parece poco lo que hizo, pero fue mucho. Muchísimo, tal vez. «This is my truth tell me yours» dijeron los Manic Street Preachers alguna vez. Le cabe a Gatland para sus doce años al frente del equipo. Y quién lo duda, a Alun Wyn Jones. A los dos les queda aún por delante una bala de plata: British & Irish Lions 2021. No falta tanto.

Nueva Zelanda. ¿Que fue tercero? ¿Y qué? Seguirá reinando en el rugby, siempre. ¿Que el ranking no opina lo mismo? El ranking no es el rugby. El ranking es matemáticas. El rugby, el juego, es otra cosa. Cuando juega, nadie juega mejor. Sienta precedentes. Es lo que hace grande, imprescindible a Nueva Zelanda. No a los All Blacks. A Nueva Zelanda. Nueva Zelanda es Tew, Hansen, Foster, Gatland, Schmidt, Pivac, Mitchell… es el universo de jugadores a disposición para muchos países, es su organización deportiva, su pathway. Los All Blacks son una parte vital de ese pathway, pero hay mucho más. Steve Hansen, su staff y su grupo de líderes, dejaron su huella indeleble en este deporte. Kieran Read, Ryan Crotty, Sonny Bill Williams, Ben Smith, Matt Todd. Curiosamente, todos menos uno tienen un denominador común: Crusaders. Y es por eso que Nueva Zelanda no es -solamente- los All Blacks.

Inglaterra. Fue, es y será una potencia. Las Libras disponibles y de a millones le otorgan un plus que nadie más ostenta. Underhill y Curry. Ford y Farrell. Watson y May. Marler y su histrionismo. Itoje y su ego. Eddie Jones y su lengua. Varias parejas han hecho un Mundial memorable. Es innegable que iban por la Webb Ellis y estuvieron muy cerca y muy lejos a la vez. Ante Tonga y ante Sudáfrica, en los extremos de la competencia, el equipo no pudo, no supo o no encontró cómo. En los cuatro partidos del medio, sí. Y jugó sin ataduras, con mucha convicción, intensidad y aplomo. Con la confianza a tope, casi sobrados, rozando la subestimación en algunos momentos. Sin dudas su partido ante los All Blacks es una lección de rugby sin pelota.

Sudáfrica. Muchas cosas rotas. Prejuicios, en primer lugar. El proceso de Rassie Erasmus al frente del equipo ha sido de «solo» dos años. La reconstrucción tuvo muchas aristas. la primera, la confianza del entrenador en volver a las bases para empezar desde un lugar que sea conocido para todos. Si Nueva Zelanda es imprescindible en el mundo del rugby, Sudáfrica también lo es. Son el Ying y el Yang. Se necesitan y se los necesita. Aparacieron los líderes adentro de la cancha y apareció la mística. El capitán hizo su rol y los líderes también estuvieron ahí. Eso, fuera de la cancha. Allí, el silencio, el no alarde, la sumisión al trabajo y la seriedad para afrontar el Mundial estuvieron por delante de todo y todos. Muchos levantaron la mano para que el equipo fluyera en la cancha y una figura fue la que sintetizó el espíritu Springbok: Schalk Brits. Retirado, respondió al llamado de Erasmus para que lo ayudase en la reconstrucción y se convirtió en alma mater, en guía.

Sudáfrica rompió mitos: es el primer equipo que sale campeón del mundo tras perder un partido en la fase de grupos. También es el primer equipo que sale campeón tras haber ganado el Rugby Championship del mismo año. Handré Pollard se suma al club de los campeones del mundo en juveniles y mayores. Y se suma al club de los que mantienen la cabeza fría en momentos claves. Fue EL Mundial de la consagración de Piet Steph du Toit como el mejor de todos y también, el Mundial que demostró que muchas veces, más que los centímetros, los kilos y los bíceps, el músculo más importante de todos sigue siendo el cerebro: Faf de Klerk y Cheslin Kolbe dieron cátedra en la cancha. Por cierto, Agustín Pichot hizo lo suyo fuera de ella. Las reuniones entre dirigentes de alto rango del universo rugbístico durante el Mundial lo ponen en carrera a la presidencia de World Rugby. El tema ya estaba encaminado en mayo pasado, pero está ahora oficializado.

El buen desempeño de varios equipos emergentes -así se dice ahora- pide a gritos nueva, más y mejor competencia para que puedan evolucionar. Eso no hace más que darle la derecha al ex medioscrum de Los Pumas en su búsqueda de unificar y encolumnar un calendario más justo, equitativo y colaborativo para todos en el rugby. ¿Eso va en contra de los millones de los fondos de inversión que van por la Premiership, el Pro14 y el Seis Naciones? Y… al parecer, sí. Pero al final del día, todo se solucionará por la vía de los millones. Equilibrar finanzas. Oferta y demanda. Algo que deje a todos más o menos contentos y que será, en definitiva, lo que termine de inclinar la balanza para un lado o para el otro cuando se cierren las listas para las candidaturas. Todo parece indicar que será Pichot – Laporte vs el eje británico. Lejos de ser Tirios v Troyanos, acá no hay nada irreconciliable. Todo se puede acordar. Simplemente, hay que esperar y ver.

Uruguay. Fiel representante del lote emergente, ganó mucho más que un partido ante Fiji. Que además, no fue su mejor partido ni mucho menos. Fue un partido intenso, de dientes apretados, de tomar cada chance, de confiar en lo planificado. Pero visto luego el primer tiempo contra Australia y el partido ante Gales, estos dos, antes las dos potencias, fueron mucho mejores en el conjunto que la victoria ante los isleños. Obviamente, el impulso y el shock de ese triunfo fue determinante. Con buena parte del objetivo deportivo primario cumplido, el llegar al Consejo de World Rugby es otro de los logros destacables que no debe tomarse a la ligera. Uruguay fue un equipo encolumnado detrás de una frase. «Shockear al mundo» fue el norte de todo un staff completo y los treinta y un jugadores, completamente alineados. Un grupo de líderes con una positividad fuera de plano mensurable. Mente, cuerpo, estrategia, tácticas, humildad, confianza y convicción a toda prueba. Muchas historias diferentes, conmovedoras algunas, increíbles otras y otras mejores pero sin alardes, todas entrelazadas, le dieron al equipo celeste una fuerza especial. Distinta. «Mana«, que podríamos decir en Maorí.

Argentina. Argentina… Es difícil pensar en qué se habría podido leer por ahí si ese drop de Camille López no pasaba por el medio de la H. Si al menos algo podemos creer es que habría habido muchos menos diarios del lunes. En el Grupo «de la muerte» siempre hubiera sido mejor morir peleando todas las pelotas que dejándose morir de a poco. Nunca el tema es perder, es cómo se elige perder. Uno de los puntos que se puede señalar es uno que ya se había señalado oportunamente y fue estratégico: ceñir todo a un sólo partido, como si después de eso (Francia) no hubiera un mañana. Un Mundial no puede o no debería ceñirse al resultado de un solo partido. En otras cosas que se buscaban mejorar casi desesperadamente, se mejoró. El scrum funcionó mucho mejor, pero como eso solo no gana partidos, en otras cosas que el equipo estaba mejor o al menos, era más confiable (su defensa, su ataque, su juego con el pie) en eso fue menos eficiente. Pero donde más cayó el equipo fue en la confianza en sí mismo. No creyeron posible que era posible ganarle a Inglaterra. Los Pumas fueron una montaña rusa de emociones y rendimientos grupales e individuales. Picos y valles en muchos aspectos durante la competencia. Y un poco antes, también.

Domo arigatou gozaimasu Japón. Ha sido un Mundial distinto, con muchas lecciones aprendidas. Eso entusiasma, porque lo que veremos seguramente será mejor que lo que vimos.

 

Crédito foto portada: Francois Nel, para World Rugby/ Getty

Cuestiones que vienen al caso

Una par de cuestiones que vienen al caso en este fin de semana rugbístico. Javier estuvo en Twickenham presenciando Inglaterra v Irlanda y aunque seguramente lo dejaremos mejor plasmado en el Podcast de esta semana, hay cosas para las que no vale la pena esperar. Si hay cuestiones que han quedado claras, muchas están en este hilo.

Por otro lado, así como Jaguares llegó a la final del Super Rugby en la temporada 2019, lo propio hizo Jaguares XV, su sucedáneo, en la First Division de la Currie Cup. Los dos equipos arribaron al partido definitorio y ambos, con un muy buen rugby. Si bien el nivel de la 1st Division no terminó siendo lo duro en términos rugbísticos que se suponía podía ser, físicamente sí lo fue. El equipo afrontó viajes fuera de Postchefstroom -su sede central- y se bancó ya dos meses fuera de Argentina, algo que no es tomado demasiado en consideración, que se mira de soslayo pero que es muy importante en términos de la cabeza, de lo fuerte mentalmente que hay que ser para estar en ese entorno después de un largo año para muchos de estos jugadores y staff y que el equipo haya fluído en todos los aspectos, no es para tomar a la ligera.

En el aspecto rugbístico el equipo rindió muy por sobre las expectativas, más allá de que sólo hemos visto highlights y ocasionalmente algún que otro partido entero más el del streaming. Nos sacamos las ganas de decir que, claramente, hay jugadores que levantaron la mano para el año que viene. Jugadores que quieren ser profesionales del rugby. En 2020, Jaguares, la franquicia del Super Rugby, va a tener nuevos integrantes que saldrán de estos que han competido en Sudáfrica y otros, a los que también se les ofrecerá un contrato a tiempo completo, que jugarán la Liga Profesional Sudamericana para el equipo argentino que la represente y seguramente, por ahí, en alguna de las otras seis.

Párrafo aparte, para el Staff. Nacho Fernández Lobbe y Diego Ternavasio, emulando al staff de Jaguares, han hecho rotación y cambios, y sí, han funcionado. El grupo mantuvo el norte, la concentración y la eficiencia en todos los partidos. No es sólo jugadores lo que se busca formar. El staff cumplió con creces y esa es otra de las muy buenas noticias.

Para la final ante Griffons, todo indica que va a haber streaming. Fuentes importantes de ESPN le comentaron a Hablemos de Rugby que para este próximo viernes hay grandes chances de que la definición se pueda ver en directo en la plataforma online del líder mundial en deportes.

Tema Liga Sudamericana: a fines de esta semana, de no mediar ningún inconveniente, va a haber novedades más que importantes en este tema. Sudamérica Rugby parece ser que va a estar en condiciones de hacer anuncios que tengan que ver con esto. Nombre del torneo, logo, fixture… todo parece encaminado a que se pueda comunicar antes del inicio del Mundial de Japón.

Esta semana que se inicia se develarán los planteles de Sudáfrica y Nueva Zelanda, dos de los máximos aspirantes al cetro. Ya hablaremos de ello con más profundidad, pero si Liam Squire regresa a los All Blacks despues de haber renunciado a estar en ellos, estaremos en presencia de un hecho muy trascendente. Los que hemos visto sus partidos en Tasman Mako los dos últimos fines de semana podemos asegurar que ha hecho los deberes como para ser tenido en cuenta. De hecho Javier mencionó a Tasman Mako como potencial cuartofinalista del Mundial si se le permitiese jugar.

El próximo post, viene con el Podcast. ¡Stay tuned!

Mackenzie: Fog, niebla, humo. ¿Chequear? ¡Never! Las noticias, por sus autores, acá.

Hay una entrevista al Flaco Julio Farías. Las preguntas son básicas, pero las respuestas no. Vale la pena.

La Currie Cup y evidentemente la SARU se han tenido que adaptar a las nuevas circunstancias que impone el calendario y la realidad económica de Sudáfrica. Por supuesto que la CC es una parte vital de la historia del rugby saffa, pero sufre consecuencias ineludibles de la mano del dinero, o de la falta de él, justamente.

Dylan Hartley irá por su temporada n°12 con Northampton Saints. Un jugador con muchas polémicas en derredor, pero con mucho compromiso con su club y su seleccionado también. Otro que seguirá en la Premiership desafiando al calendario es Peter Stringer. El ex 9 de Munster e Irlanda por muchísimos años y que a los 39 años se había quedado sin club, firmó contrato con Worcester. Inagotable.

Inagotable es el humo que generó el rumor (del que se hicieron eco casi todos los sitios, sin chequear nada, como es habitual en estos tiempos) sobre Damian Mckenzie y su partida al Leicester. En el NZ Herald explican por qué no se va ni se va a ir, al menos no en los próximos años.

Por cierto, Sonny Bill Williams encontró (le encontraron) una manera de evitar quedarse afuera de la Bledisloe Cup a pesar de los 4 partidos por la roja ante B&I Lions. Mucha creatividad con resultados.

Arrancan mañana a la madrugada los playoffs del Super Rugby. El mejor rugby del mundo por escándalo tiene sus partidos definitorios en puerta. Repasar las formaciones de cada equipo es ver casi un Trial de selecciones.

Muy interesante: en Sudáfrica, la Coca Cola Craven Week (algo así como el Argentino Juvenil, pero en versión XXL) tuvo la visita de no sólo el Head Coach de los Junior Springboks, sino de Blitzbokke y de Springboks también. Un panorama en cinemascope del futuro del rugby sudafricano o al menos, de tener en carpeta a los jugadores que allí descollan.

1. La Currie Cup se tiene que ajustar el cinturón y adaptarse a la nueva realidad económica.

https://www.timeslive.co.za/sport/rugby/2017-07-20-how-belt-tightening-has-impacted-the-currie-cup/

2. Triquiñuelas para que SBW esté nuevamente en cancha disponible el 19 de agosto, a pesar de la sanción.

http://www.punditarena.com/rugby/smcmahon/sonny-bill-williams-bledisloe-cup/

3. Dylan Hartley, el capitán de ING y símbolo de Northampton Saints, volvio a firmar contrato con dicho club.

http://www.planetrugby.com/news/hartley-inks-new-northampton-saints-deal/

4. Previa de Lions v Sharks. 1° v 8° en el playoff del SR.

http://www.sarugbymag.co.za/blog/details/preview-lions-vs-sharks2

5. La historia y el fixture quisieron que jugaran entre sí 7 días atrás. Lions no cambia alineación, más Sharks si. Curwin Bosch (la estrella de los Junior Springboks) va de apertura.

http://www.rugby365.com/tournaments/super-rugby/80248-bosch-trusted-with-no-10-jersey-against-lions

6. Previa de Stormers v Chiefs. 3° v 6° en el playoff del SR. El año pasado también jugaron entre sí la misma instancia.

http://www.sarugbymag.co.za/blog/details/storm-v-chiefs

7. Sunwolves v Blues se jugó con 44°c de térmica en Tokio.

https://www.stuff.co.nz/sport/rugby/super-rugby/94941939/sanzaar-receives-clear-message-in-wake-of-blues-meltdown-in-extreme-tokyo-heat

8. En los playoffs todo puede pasar. Y en Brumbies tienen la confianza muy alta.

http://www.rugby.com.au/news/2017/07/20/02/23/alaalatoa-brumbies-pre-canes

9. Longevidad, world class player y sin lesiones. Peter Stringer jugará en Worcester a los 39 años.

http://www.telegraph.co.uk/rugby-union/2017/07/20/peter-stringer-play-beyond-40-joins-worcester-short-term-contract/

10. Nueva indumentaria de Connacht.

http://www.the42.ie/connacht-jersey-201718-season-3504872-Jul2017/

11. En los próximos 6 años, habrá un inyección de dinero importante de parte de los saffas en el Pro12/14. Todos contentos (parece).

http://www.the42.ie/pro12-2-3504523-Jul2017/

12. Ed Jackson se rompió el cuello en Abril en una pileta. 100 días después, el ex jugador de de Dragons ya comenzó a caminar con asistencia.

http://www.walesonline.co.uk/sport/rugby/rugby-news/former-dragons-back-rower-ed-13357902

13. La plana mayor de los seleccionados de Sudáfrica estuvo en la Craven Week.

http://www.rugby365.com/sa-schools/craven-week/80254-boks-mentor-visits-cw

14. Michael Cheika advierte que los resultados pueden empeorar para el rugby australiano el año que viene.

http://www.theroar.com.au/2017/07/20/cheika-draws-line-under-super-rugby/

15. Tras la(s) entrevista(s) a AP en el Telegraph, todas las versiones que ya habían circulado a principio de año vuelven a resurgir. Fiji -y acaso todos los isleños- sueñan con esto: una franquicia en el SR.

http://www.nzherald.co.nz/rugby/news/article.cfm?c_id=80&objectid=11893008

16. Y Damian NO SE VA.

http://www.nzherald.co.nz/rugby/news/article.cfm?c_id=80&objectid=11893064

17. Reportaje al Flaco Julio Farías.

http://www.periodismo-rugby.com.ar/2017/07/19/farias-reportaje/

Foto: Eugenio Astesiano

Hablemos de Rugby N°13 / Desmenuzamos a Los Pumas, a McCaw, a Roncero…

Amigos radio/internet escuchas, ¿cómo están?

Bueno… sin más preámbulos les dejamos el programa de ayer.

Picado fino de todo lo que hay del Rugby Championship para este fin de semana, que es mucho y excelente.

No reencontramos el próximo miercoles, pero ya, desde las 17, con 2 horas para hablar de rugby hasta el hartazgo, aunque queden cosas afuera.

saludos y disfruten el Haka el sábado. No lo silben.

EA/GZ/JT

Phelan, los cambios y el pie no van de la mano

Con los quince confirmados parael segundo partido del Rugby Championship (el mismo equipo que arrancó en Newlands, pero con Martín Rodríguez en lugar de Lucas González como fullback) Phelan demuestra por un lado estar conforme con lo visto (sobre todo en la faz defensiva y física) pero todavía el equipo adolece de errores que le cuestan partidos.

Errores no forzados. Y eso es lo preocupante. Falta, también, un pateador.

Y es aquí con de vamos a hacer hincapié: Un equipo al que le cuesta mucho hacer tries, ¿cómo se supone que va a afrontar un torneo como este sin un pateador confiable?

Desde hace muchísimo tiempo que Los Pumas no tienen un pateador de nivel internacional. Si ha tenido y tiene muy buenos, pero ninguno que sea garantía de puntos. Felipe ha sido de los más confiables, pero ya no está.

Basta con recordar lo acaecido en el Mundial y bastará también con ver el partido del sábado pasado en Ciudad del Cabo para afirmar que ninguno de los que ha jugado garantiza una media de puntos fiable a este nivel.

Entonces, con Martín Bustos Moyano en el plantel, uno se pregunta ¿por qué no él?

Ya probó con Rodríguez, Bosch y JMH y no hubo caso… la falta de puntos es un problema y el cordobés los garantizaría, eventualmente.

La respuesta es: por la sencilla razón que tiene adelante a jugadores que para Phelan son absolutamente insustituíbles y con muy buenas temporadas que los acreditan. Sea de wing o de fullback, el cordobés tiene a Agulla, Camacho, Imhoff, Lucas González, Martín Rodríguez….etc..

¿Que deparará este próximo partido ante los Springboks?

Ojalá la respuesta llegue con tries.

DUEÑOS DE SU CASA

Escenario del debut en el Rugby Championship para Los PumasNewlands es uno de los templos más reconocidos del rugby mundial y sin dudas, junto al Loftus Versfeld de Pretoria y al Ellis Park de Johannesburgo, los tres más representativos de Sudáfrica.
Si impactaba vacío, lleno (bueno… no tan lleno) imponía muchísimo respeto.
Y los Springboks impusieron respeto y condiciones dentro de la cancha también, de movida sin mediar tiempo para analizar nada.
El equipo sudafricano fue inmediatamente de iniciado el match y durante los ochenta minutos, superior a lo largo de los ochenta minutos en la faz ofensiva y en el juego en general. Los Pumas pudieron de todas formas arreglársela con mucho esfuerzo pero con cierto control durante parte del primer tiempo y del segundo, incluso, jugando con la pelota en campo rival y jugando varias fases sin perder el control de la pelota.
Pero todo siempre fue cuesta arriba. Desde el pitazo inicial, volvió a aparecer el mal endémico y más preocupante del rugby argentino en general: los penales en contra.
De dos scrums devenidos en free kicks, llegaron los primeros diez puntos sudafricanos. Primero un penal del absolutamente infalible Morné Steyn (una enorme apuesta, que fue pleno de Heyneke Meyer, muy criticado en la semana por sostenerlo en el equipo, fue nombrado Man of the Match) y luego, un gran try de Zane Kirchner.
Ahí, después de esos minutos y tras el cimbronazo, se observó la faz más consistente de Los Pumas en toda la bellísima tarde de Capetown. Se vio un equipo paciente, que supo administrar las energías y que entendió que el negocio estaba en mantener la pelota en campo rival y con posesión propia. Pero este orden duró algo así como quince minutos. El try de Marcel Coetzee (otra de las figuras de la cancha) a pura potencia fue un balde de agua fría, que puso freno a las ilusiones argentina de mantenerse cerca en el tanteador y también y por ahí más importante, con el control de las acciones.
El equipo perdió el rumbo, sintió el impacto y Vergallo ya nunca volvió a estar en juego. Quen se supone debe conducir los tiempos y el ritmo del equipo cayó en un pozo y todo se hizo más forzado, lento (demasiado) e impreciso.
La pasaron mal, muy mal Los Pumas en el final del primer tiempo. El resultado no reflejaba del todo la abrumadora diferencia física y de eficiencia Springbok por sobre la fragilidad mental argentina. Fragiilidad que por otra parte fue uno de los miedos de Phelan durante la semana…
El inicio del complemento también trajo oportunidades para Los Pumas, en pos de acercarse en el resultado, pero tres penales factibles marrados por Hernández y algunos despejes defectuosos en los primeros diez minutos del complemento le bajaron la moral al ex Deportiva Francesa y en ese instante se pudo observar el mayor desconcierto del equipo, pues la conducción era errática en todo sentido, ofensiva y defensivamente. Y a poco estuvieron los Springboks de seguir aumentando en el tanteador producto de jugadas individuales muy bien gestadas y bien defendidas…
Sin embargo, Bryan Habana todavía tiene bastante hilo en el carretel. Una patada cruzada y magistral de Morné Steyn y una gran suerte del wing récord del rugby sudafricano transformaron en try el dominio del equipo local y ahí si, ya no hubo nada que hacer.
Restaban veinte minutos y Los Pumas ya habían intentado por todos los carriles posibles vencer la defensa verde y oro, pero no había caso.
Ni cerca de las formaciones, ni arriesgando (a veces más de la cuenta y con imprecisiones) por afuera pudieron Los Pumas abordar la nave que los depositara cerca del ingoal rival.
Hay que destacar que siempre hubo un jugador argentino que se las rebuascó para tratar de poner al equipo adelante y ese fue Gonzalo Camacho. Nuevamente, el ex hombre del BACRC fue lo mejor de un equipo que quiso pero no pudo, y que cuando pudo no tuvo las herramientas necesarias para hacerlo.
Para destacar, el line out argentino, que mejoró muchísimo y como siempre, la enjundia y las ganas a la hora de defender, sea ordenada o desordenadamente como se observó por momentos. Esa defensa permitió, a pesar del dominio del dueño de casa, que en segundo parcial terminara tan sólo 7 a 0 y que no se llevaran el punto bonus.
No fue el mejor inicio, hubo fallas y lentitud en la conducción, hubo muchos errores y otra vez, muchos penales en contra (demasiados para este nivel) y por supuesto, pudieron haberse anotado más puntos con el pie, pero se hizo lo mejor que se podía y se entregó todo lo que había. Esa es la sensación.
Ante la pregunta de este cronista, Phelan fue contundente: ¿Se puede decir que el partido te dejó la sensación de una buena base para empezar a construir?. Totalmente.

Síntesis
Sudáfrica: Tendai Mtawarira, Bismark Du Plessis, Jannie Du Plessis; Eben Etzebeth, Adries Bekker; Marcell Coetzee, Willem Alberts, Keegan Daniel; Francois Hougaard, Morné Steyn; Bryan Habana, Frans Steyn, Jean de Villiers (cap), Lwazi Mvovo; Zane Kirchner.
Reservas: Adriaan Strauss, Pat Cilliers, Flip Van der Merwe, Jacques Potgieter, Ruan Pienaar, Pat Lambie, JJ Engelbrecht.
Entrenador: Heyneke Meyer.
Argentina: Rodrigo Roncero, Eusebio Guiñazú, Juan Figallo; Manuel Carizza, Patricio Albacete; Julio Farías, Álvaro Galindo, Juan Fernández Lobbe (cap); Nicolás Vergallo, Juan Martín Hernández; Horacio Agulla, Santiago Fernández, Marcelo Bosch, Gonzalo Camacho; Lucas González Amorosino.
Reservas: Bruno Postiglioni, Marcos Ayerza, Juan Pablo Orlandi, Tomás Leonardi, Leonardo Senatore, Martín Landajo, Martín Rodríguez.
Entrenador: Santiago Phelan.
Cancha: Newlands (Ciudad del Cabo)
Arbitro: Steve Walsh (AUS)
Tantos PT: 4’ Penal de Steyn (S), 14’ penal Hernández (A), 16’ try de Kirchner convertido por Steyn (S), 25’ penal de Steyn (S), 30’ try de Coetzee convertido por Steyn.
Parcial: Sudáfrica 20 Argentina 3.
Tantos ST: 17’ try de Habana convertido por Steyn.
Cambios:
PT: 4’ A. Straaus por B. Du Plessis.
ST: 1’ Leonardi por Galindo, 15’ Potgieter por Daniel, 21’ Ayerza y Orlandi por Roncero y Figallo, 21’ Pienaar por Mvovo, 25’ landajo por Vergallo, Cilliers por J. Du Plessis, 30’ Rodriguez por Fernández, Senatore por Farías, Engelbretch por Habana.

Incedencias: no hubo.

Pumas! Pumas! Pumas!… Hablemos, hablemos, hablemos

Después de no haber jugado bien -jugaron mal- ante el Stade Francais en el primero de los partidos de preparación, hablamos de eso entre nosotros y con Francisco «Pancho» Rubio, el Director Nacional de Alto Rendimiento. Sabe mucho y era voz autorizada para consultar.

Se definió el Súper Rugby y qué mejor colega -y amigo de la casa- que Juan Pablo Alessandrini (que relató todos los partidos de ese Torneo) para charlar del gran título de los Chiefs de Sonny Bill, Aaron Cruden y cía.

Y como somos muy oportunos, hablamos también con el designado árbitro argentino para seis etaparas del IRB World Seven Series. Hablamos de todo. Y mucho!

Si les parece poco… escuchen que también discutimos sobre la formación de Los Pumas que va a jugar el viernes ante el Stade en santa Fe y que será la que seguramente debute en Newlands el 18 de agosto ante los Bokke.

Bueno, bienvenidos… que la pasen bien, porque aparte, la música estuvo genial.

HABLEMOS DE RUGBY 11

 

No es el resultado… Es el juego, estúpido!

Sí, Los Pumas perdieron ante un equipo de mitad de tabla del TOP14 de Francia, que está de pretemporada, un equipo que estrena Head Coach, que no tuvo a titulares indiscutidos en su formación (Contepomi, Parisse, Gurruchaga, Sackey)… y que casi no atacó.

Los Pumas jugaron realmente mal al rugby ayer en Vélez. Y cada día que pasa la situación preocupa y mucho. ¿Hay que alarmarse? Si, claro que si.

No asombra que aún estemos discutiendo cosas básicas, cuando en menos de quince días hay que enfrentar a Sudáfrica en Newlands y en 21 días, en Mendoza.

Criticar a los periodistas que critican a Los Pumas es una jugarreta malintencionada de parte de algunos que dicen ser periodistas para ponerse en otro lugar, que no es precisamente en el que este oficio enseña a ponerse. Pero allá ellos.

Hacer preguntas, buscar respuestas, opinar con fundamento y dar razones es parte fundamental del periodismo. Y eso tratamos de hacer.

No estamos criticando el resultado del partido. No nos importa el resultado, en lo más mínimo. No queremos ni pretendemos llevar la discusión hacia ese lado.

Para nosotros, es el juego lo que nos ocupa, nos preocupa y nos desvela. No el resultado. Si uno juega bien, el resultado a la corta o a la larga, llega solo. Pero ayer Los Pumas jugaron mal. bastante mal. No hubo regularidad, no hubo solidez, no hubo consistencia, no hubo poder, no hubo penetración. Y lo que hubo (porque algo hubo) fue tan en cuentagotas, que esos atisbos aún no invitan a poder ser tan optimistas como realmente añoramos ser.

Antes de que nos defenestren -injustamente- nosotros TAMBIÉN queremos que Los Pumas jueguen bien y que por eso, ganen. Y vamos a festejar y a ponernos contentos si de repente vemos al equipo argentino jugando profundo, de varias fases, con sorpresa en el ataque, manejando los ritmos del partido, con aplomo dentro de la cancha, sin cometer penales tontos que devienen en puntos, sin problemas en el line ni en el scrum, defendiendo bien el maul…

Obvio que nos vamos a alegrar si eso pasa. Y lo vamos a señalar enfáticamente. Y diremos «antes dijimos tal y cual cosa, y ahora debemos decir esto otro»… por supuesto. Y eso no es ser «veletas» ni «vendehumo» ni «pegadores». Decimos y analizamos lo que vimos y lo que vemos. Y eso, por ahora, no invita a soñar.

El juego de Los Pumas iba a cambiar, debía cambiar y eso nos dijeron que iba a pasar y por ahora, no pasó.

Por eso… para los que hablan del resultado, para los que piden paciencia, para los que quieren criticar y no se animan, no los dejan o no pueden, para los que creen que sólo importa el resultado, para los que se fijan en si Felipe Contepomni estaba o no para jugar como si eso fuera importante o trascendental… a todos esos, les decimos:

Es el juego, estúpido! El de Los Pumas, claro.

Eugenio Astesiano

Ya hay Springboks. Pensá en verde, dijo Heineke Meyer…

El entrenador de Sudáfrica ya designó a los 30 que van a jugar versus Los Pumas en Ciudad del Cabo y Mendoza por las primeras dos fechas de Rugby Championship.

Como dato importantísimo, por lesión, no están convocados Juan Smith, Schalk Burger y Heinrich Brüssow. Una tercera línea completa y titular.

El plantel es:

  1. Willem Alberts, The Sharks, 11 caps
  2. Andries Bekker, DHL Western Province, 24 caps
  3. Pat Cilliers, MTN Golden Lions, uncapped
  4. Marcell Coetzee, The Sharks, 3 caps
  5. Keegan Daniel, The Sharks, 3 caps
  6. Jean de Villiers, DHL Western Province, 75 caps (capitán)
  7. Bismarck du Plessis, The Sharks, 45 caps
  8. Jannie du Plessis, The Sharks, 33 caps
  9. JJ Engelbrecht, Vodacom Blue Bulls, uncapped
  10. Eben Etzebeth, DHL Western Province, 3 caps
  11. Dean Greyling, Vodacom Blue Bulls, 2 caps
  12. Bryan Habana, DHL Western Province, 77 caps
  13. Francois Hougaard, Vodacom Blue Bulls, 18 caps
  14. Elton Jantjies, MTN Golden Lions, uncapped
  15. Zane Kirchner, Vodacom Blue Bulls, 15 caps
  16. Siya Kolisi, DHL Western Province, uncapped
  17. Juandré Kruger, Vodacom Blue Bulls, 3 caps
  18. Patrick Lambie, The Sharks, 13 caps
  19. Tendai Mtawarira, The Sharks, 35 caps
  20. Lwazi Mvovo, The Sharks, 4 caps
  21. Ruan Pienaar, Ulster, Northern Ireland, 54 caps
  22. JP Pietersen, The Sharks 45 caps
  23. Jacques Potgieter, Vodacom Blue Bulls, 1 cap
  24. Chiliboy Ralepelle, Vodacom Blue Bulls, 21 caps
  25. Pierre Spies, Vodacom Blue Bulls, 50 caps
  26. Frans Steyn, The Sharks, 49 caps
  27. Morné Steyn, Vodacom Blue Bulls,, 37 caps
  28. Adriaan Strauss, Toyota FS Cheetahs, 12 caps
  29. Flip van der Merwe, Vodacom Blue Bulls, 14 caps
  30. Jano Vermaak, Vodacom Blue Bulls, uncapped.

 

Escuchá el Hablemos de Rugby de hoy: Si durara tres horas, nos quedaría material afuera igual

HABLEMOS DE RUGBY 4-7-2012

Es así de simple: por http://www.radiolk.com.ar de 17:30 a 19 hoy hablamos de Rugby hasta por los codos con Sergio Espector (muuuucha tela para cortar todavía. Va a volver…).

Dany Toloza nos enseñó (y emocionó) sobre cómo un padre (y qué padrazo) deja todo por los hijos y el rugby, como fuente de enseñanza de la vida. Enorme historia de vida.

Juan Pablo García, gran periodista y amigo mendocino, revivió aquellos años felices de Cuyo venciendo a Inglaterra, Francia y Escocia en los ’90.

Hablamos con Lucas Borges sobre el Aleph… naaaaaa… sobre el presente (y el futuro) del invicto y el que más lindo juega hoy en la URBA: Pucará.

Y, en the end.… qué va a hacer la URBA para las finales? ¿Dónde se van a jugar? Apa… escuchá…

Y quedaron afuera dos llamados y estadísticas y análisis de Grupo I a IV de la URBA… que van a traer polémica…

Nos encontramos hablando de rugby prontito. En siete días.

Abrazos!!!