Cómodos en la incomodidad

El problema con las victorias es que así como ayudan a encarar la semana siguiente con otro ímpetu, también suelen cubrir algunas deficiencias que por ahí pasan un tanto desapercibidas. Jaguares dejó en ese punto bonus del final -que debió venir y no lo hizo- un punto muy importante y seguramente ahí se resuma buena parte del partido que, en definitiva, fue victoria sobre Stormers.

Por Eugenio Astesiano

Para los ojos atentos de Quesada, Bordoy y Fernández Miranda, ese punto bonus que no se obtuvo no sólo dejó a Jaguares sin la punta de la Conferencia Sudafricana, sino que además puso de manifiesto todas las penurias que trajo aparejadas la falta de una obtención clara -en primer lugar- y de calidad -en segundo término-. Si a eso se le suman los penales cometidos y a los errores no forzados, resulta que una cosa es la victoria en sí y la otra, el cómo.

Jaguares no debió sufrir como lo hizo. No debió depender de ese line robado por Petti a 5 metros del ingoal argentino en el minuto 82 para festejar. Jaguares debió haber sentenciado el partido con el try penal y la amarilla a JJ Egelbrecht en el minuto 71, cuando se pusieron 31-18. Ahí, debieron empezar a manejar el partido con otra «sensibilidad», con más «cabeza» que con toma de riesgos.

Hoy, por momentos, pareció el partido ideal para que Miotti aprovechara las salidas desparejas en la marca de Stormers cuando el juego iba, sobre todo, de izquierda a derecha, pero el tucumano eligió pasarla a tomar riesgos. En algunos movimientos, pareció que ese «hueco» era el lugar a explotar. No se lo puede culpar, porque su pie fue fundamental para mantener a raya las aspiraciones sudafricanas. Sí, se le puede empezar a exigir que se suelte un poco más, que corra ese riesgo con pelota en dos manos y que se convierta en amenaza para las defensas rivales.

Sin embargo y más allá de esa situación sumamente puntual que elegimos poner de manifiesto para mostrar que Jaguares hoy estuvo más conservador cuando, de ser el dominador paso a ser el dominado tras ese auspicioso inicio del partido. Jaguares parece sentirse cómodo en la incomodidad de los partidos. Cuando la espada de Damocles baila sobre el cuello de la franquicia argentina, aparece ese ángel aparte que hace que el equipo salga airoso de situaciones complejas, como en la que se puso hoy en esos últimos tres minutos.

A excepción del try penal que otorgó Stormers -clarísimo- los dos primeros tries de Jaguares fueron muy bien armados, con Boffelli como participante estelar y asistidor. Matera primero y cuando no, Moyano, fueron los autores de las conquistas argentinas.  Después, lo que se vio distó de ser un derroche de prodigio de parte de los dos equipos. Ninguno hizo méritos suficientes para ser el claro mandamás. Hubo vaivenes y errores en ambos. Y entre los 30 jugadores, el más despierto, más metido, más inteligente, fue Tomás Cubelli, una vez más. El medioscrum argentino hizo su tarea con enorme prestancia, con una lectura buenísima de las situaciones, qué hacer y cuándo hacerlo, por dónde ir y con quién.

No le sobró nada a Jaguares cuando pudo haberse ido más tranquilo y relajado a Oceanía. El try de Senatla (cuando Stormers estaba con 14 y cuando además, el mundo entero intuía que esa pelota desde el scrum iba a ir por el ciego) metió una cuña de incertidumbre. ¿Por qué? porque los penales cometidos, la zurda de du Plessis primero y la diestra de Willemse después mantuvieron siempre a Stormers en partido. Ojalá eso y lo que le pasó a Crusaders ante Sharks deben ser lecciones aprendidas.

El Tour por Oceanía va a requerir de jugadores frescos -al menos- ante Highlanders y de jugadores enteros en todo sentido (físico y mental) para el resto de los compromisos ante Hurricanes, Waratahs y Reds, que son de una intensidad y peligros latentes muy fuertes. Por supuesto, es un tour que se inicia con una sonrisa tras los cuatro partidos seguidos con victorias. Lo que hay que evitar es que esa sonrisa cambie, porque perder no es el problem como tampoco lo es ganar. El verdadero problema es el «cómo» de ambas cosas.

Fin de semana salvaje

Imagen(foto gentileza WalesOnline)

Por un lado…. Hay Seis Naciones con tres partidos que tienen una trascendencia gigantesca:

Gales – Francia: Si gana el Dragón, se prende en la carrera al título nuevamente. ¿Puede hacerlo? por supuesto que puede en el Millennium. Si gana el Gallo, será todo un acontecimiento, de acuerdo a cómo vienen jugando. No, no se deje embelesar por los resultados obtenidos…que una cosa es ganar – a secas- y otra, jugar para merecer ganar. Manaña viernes a las 16:45 por ESPN3 o en http://www.Vipbox/rugby 

Italia – Escocia: Sea como fuere, aunque a priori el partido en sí carezca de atractivo natural por juego, es indudable que el morbo que genera saber quién de los dos se quedará -hasta el final del certamen- en el fondo de la tabla, reviste cierto atractivo. Jaques Brunel hará lo que habitualmente. Johnson, en cambio, hizo de lo indescifrable, su receta. Habrá que ver quién o qué triunfa. Sábado por ESPN

Inglaterra – Irlanda: Y que sea lo que sea en Twickenham… El local buscará con todo su poder -aunque un tanto disminuido en los delanteros-, frenar el impulso del Verde. Sin dudas la lesión de Dan Cole tiene un impacto para Lancaster que Schmidt, indudablemente, buscará aprovechar. Será magnífico por todos lados, con promesa de partido típico de rugby union de Hemisferio Norte. De lo mejor para ver hoy a nivel selecciones que no sean del «Big 3».

Y en segundo término, ¡sigue el SuperRugby! Huelga decir que todos, absolutamente todos, son partidos excepcionales. Interesantes por demás para los argentinos hay dos: En Johannesburgo, Golden Lions – Stormers (en los de Western Province jugará Manuel Carizza de titular) y por otro, el partidazo (perdón por la redundancia en este aspecto) que darán Highlanders – Blues, con Matías Díaz de reserva en el equipo de Dunedin.  También juegan (será memorable) Crusaders – Chiefs. En Australia lo harán Brumbies – Reds (con choque de medioscrums wallabies) y Waratahs – Force. En el único partido entre equipos de diferentes países, jugarán Sharks – Hurricanes en Durban.

Les recomendamos chequear sus canales de cables y/o sitios de internet preferidos para que puedan disfrutar de la mayoría de los partidos en este que será, sin dudas, un fin de semana salvaje, a puro rugby, y del mejor que hay disponible.